Criterios diagnósticos para adicción con o sin sustancia y patología dual

 
Aquí encontrarás los diferentes criterios diagnósticos según el DSM-IV y el DSM-V, en los casos de adicciones sin sustancia, con sustancia y en patología dual. Si necesitas hablar sobre ello, contacta conmigo tanto mediante los links de la página principal, como pulsando en la sección: “¿Hablamos?” y podremos comenzar un seguimiento gratuito de tu caso si lo deseas.


Abuso de sustancias (DSM-IV-TR)

 

A. Un patrón desadaptativo de consumo de sustancias que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por uno (o más) de los ítems siguientes durante un período de 12 meses:

1. consumo recurrente de sustancias, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (p. ej., ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de sustancias; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela relacionadas con la sustancia; descuido de los niños o de las obligaciones de la casa)
2. consumo recurrente de la sustancia en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos de la sustancia)
3. problemas legales repetidos relacionados con la sustancia (p. ej., arrestos por comportamiento escandaloso debido a la sustancia)
4. consumo continuado de la sustancia, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la sustancia (p. ej., discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación, o violencia física)


B. Los síntomas no han cumplido nunca los criterios para la dependencia de sustancias de esta clase de sustancia.

 

Adicción a sustancias (DSM IV -TR)


Un patrón desadaptativo de consumo de la sustancia que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por tres (o más) de los ítems siguientes en algún momento de un período continuado de 12 meses

1. tolerancia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:


(a) una necesidad de cantidades marcadamente crecientes de la sustancia para conseguir la intoxicación o el efecto deseado
(b) el efecto de las mismas cantidades de sustancia disminuye claramente con su consumo continuado


2. abstinencia, definida por cualquiera de los siguientes ítems:

(a) el síndrome de abstinencia característico para la sustancia (v. Criterios A y B de los criterios diagnósticos para la abstinencia de sustancias específicas)
(b) se toma la misma sustancia (o una muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia


3. la sustancia es tomada con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía

4. existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo de la sustancia

5. se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia (p. ej., visitar a varios médicos o desplazarse largas distancias), en el consumo de la sustancia (p. ej., fumar un pitillo tras otro) o en la recuperación de los efectos de la sustancia

6. reducción de importantes actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia

7. se continúa tomando la sustancia a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de la sustancia (p. ej., consumo de la cocaína a pesar de saber que provoca depresión, o continuada ingesta de alcohol a pesar de que empeora una úlcera)



Adicciones sin sustancia

 

Criterios diagnósticos del Trastorno por Juego de apuestas ( DSM- V)


A- Conducta problemática de juego de apuestas recurrente y persistente, que lleva a incapacidad o distrés clínicamente signi cativos, como sucede cuando el individuo exhibe 4 (o más) de los siguientes síntomas durante un período de 12 meses:


1.- Necesidad de jugar cantidades crecientes de dinero para lograr la excitación deseada.
2.- Está inquieto o irritable cuando intenta interrumpir o detener el juego.

3.- Ha efectuado reiterados esfuerzos no exitosos para controlar, interrumpir o detener el juego.
4.- Está frecuentemente preocupado por el juego de apuestas (Ej.: pensamientos persistentes de revivir experiencias pasadas, planear la próxima sesión, pensar maneras de obtener el dinero para apostar).

 

B- La conducta de juego de apuestas no puede ser atribuible a un episodio maníaco.

 

 

Trastorno hipersexual (adicción al sexo) (DSM-V)

 

A. Durante un período de al menos seis meses, presenta fantasías sexuales recurrentes e intensas, impulsos sexuales y conducta sexual en asociación con cuatro o más de los siguientes cinco
criterios:

1. Consume excesivo tiempo en fantasías e impulsos sexuales, planificando y participando en conductas sexuales.
2. Repetidamente desarrolla esas fantasías, impulsos y conductas sexuales como respuesta a estados de ánimo disfóricos (por ej.:ansiedad, depresión, aburrimiento, irritabilidad).
3. Repetidamente desarrolla fantasías, impulsos y conductas sexuales como respuesta a eventos estresantes de la vida.
4. Repetitivos e infructuosos esfuerzos por controlar o reducir significativamente esas fantasías, impulsos y conductas sexuales.
5. Repite el comportamiento sexual sin tener en cuenta el riesgo de daño físico o emocional a sí mismo o a otros.

B. Hay un malestar clínicamente significativo o deterioro personal en las áreas social, profesional o de otro tipo de funcionamiento, asociado con la frecuencia e intensidad de estas fantasías, impulsos
y conductas sexuales.

C. Estas fantasías sexuales, impulsos y conductas no se deben a los efectos fisiológicos directos de sustancias exógenas (por ejemplo, drogas de abuso o medicación) o a episodios maníacos.

D. La persona tiene al menos 18 años.

Además se debe especificar si las conductas son masturbación, consumo de pornografía, relaciones sexuales consentidas con adultos, prácticas sexuales a través de internet (cibersexo), llamadas a teléfonos de contenido sexual, asistencia a clubs de striptease o varias de ellas.

 

 

 

Trastorno por Juegos de Internet (Internet gaming disorder). (DSM-V)


 Los criterios propuestos para su diagnóstico son los siguientes:


1.- Preocupación por los juegos por Internet, que pasan a ser la actividad dominante.
2.- Síntomas de abstinencia cuando se le impide jugar ( irritabilidad, ansiedad o tristeza)

3.- Tolerancia: se necesitan cantidades mayores de tiempo para practicarlos.
4.- Intentos fracasados para controlar la participación en los juegos de Internet.

5.- Pérdida de interés en otros hobbies o aficiones y en otras formas de entretenimiento.

 

6.- Uso continuo de los juegos de Internet a pesar de conocer los problemas psicosociales que generan.
7.- Ha engañado a familiares , terapeutas y otros respecto a la cantidad de juego por Internet que practica.

8.- Uso de los juegos desarrollados, aunque su prevalencia creciente es universal por Internet para escapar o aliviar un humor negativo (por ejemplo, sentimientos de desesperanza, culpa o ansiedad)

9.- Ha descuidado o perdido relaciones signi cativas, su empleo u oportunidades educativas o laborales debido a su participación en juegos por Internet.

 

Patología dual (DSM-V)

 

A La alteración se presenta en forma de síntomas clínicamente significativos asociados a un trastorno mental relevante

B Existen pruebas a partir de la historia clínica, la exploración física o los resultados de laboratorio de estos dos aspectos:

1. Los síntomas se han desarrollado durante o en el primer mes tras la intoxicación o abstinencia de la sustancia o la administración del medicamento y

2. La sustancia/medicamento implicado puede producir ese trastorno mental.


C La alteración no se explica mejor por un trastorno mental independiente (un trastorno que no sea el inducido por sustancias o medicamentos. La evidencia de que existe un trastorno mental
independiente puede conllevar lo siguiente:

1. La alteración o antecedente al inicio de la intoxicación o abstinencia agudas o la exposición al tratamiento o

2. El trastorno mental completo persiste durante un tiempo considerable (al menos un mes) tras al cese de la intoxicación o abstinencia agudas o de la administración de la medicación.
Este criterio no se aplica a los trastornos neurocognitivos inducidos o a los trastornos perceptivos por alucinógenos, que persisten más allá del cese de la intoxicación o abstinencia agudas


D El trastorno no parece exclusivamente durante el curso de un delirium

E La alteración produce malestar o deterioro clínicamente significativo en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento

 

 

 

 

 
 

 


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Por favor, lea nuestra Política de Cookies si desea saber más. ACEPTAR Más info