Información general sobre drogas

 

Respecto a las cuestiones sociales, que son sobre las que se sustenta esta web, el consumo de drogas está ligado como causa o como consecuencia a la exclusión social, a la marginación, a diversos problemas sociales, laborales, familiares y personales. 
Existen diversos prejuicios respecto al consumo de drogas como que existen drogas "duras" y drogas "blandas"; que tan solo los jóvenes consumen drogas "duras"; que el consumo de drogas "blandas" es perfectamente controlable por el consumidor; que tan solo sufren adicción las personas de zonas deprimidas (barrios en las afueras de las ciudades, zonas empobrecidas...); que los consumidores de drogas duras no son personas "formales" y que tienen enfermedades contagiosas o son personas conflictivas; que las personas con adicción son malas personas...En fin, una inmensa lista de prejuicios y mitos extendidos en la sociedad fruto de generalizaciones que se dispersan como un peligroso virus que genera efectivamente, esa marginación y exclusión que complica tanto el poder intervenir en el consumo y en las adicciones. 
El consumo de drogas y las adicciones están sin embargo extendidos en diversos estamentos sociales, no siempre están ligados a la riqueza económica ni a la exclusión y marginación. Tampoco necesariamente los consumidores son siempre jóvenes, y en la mayoría de los casos al acercarse a la persona consumidora, todos los prejuicios desaparecen al descubrir que son verdaderos diamantes con una historia complicada en la mayoría de los casos.
Por ello es importante desarrollar la resiliencia, la red de apoyos, intervenir en el entorno y en la comunidad, así como con los miembros de la familia con los que sea posible contar. Por supuesto, en muchos casos también se puede contar desde los Servicios Sociales de tu zona con ayuda administrativa en caso de cumplir diversos requisitos. El acceso a los Servicios Sociales es muy sencillo. Si quieres más información al respecto de estas cuestiones, no dudes en contactar conmigo a través del link  "¿hablamos?" que esta web pone a tu disposición. 

 

Respecto a otras cuestiones igual de importantes, las drogas son sustancias que al introducirse en el organismo vivo, pueden modificar una o más funciones de éste, modificando la percepción, la conciencia, la conducta o el estado de ánimo de quien la toma. La dependencia a la droga puede ser física o psíquica. Es perjudicial para la salud ya que produce daños invisibles a nivel físico, psíquico y/o social.


La dependencia física se basa en la necesidad que tiene el organismo de recibir la sustancia para su correcto funcionamiento, y la psicológica se basa en la necesidad subjetiva que tiene el individuo con respecto a la droga para poder relacionarse, tranquilizarse, animarse… es decir, la necesidad que genera en el individuo los efectos de la droga que resultan agradables.

Cuando una persona toma drogas, éstas son transportadas al cerebro a través de la sangre y sus efectos dependen de los neurotransmisores a los que influencian (siendo mayoritarias las drogas que afectan a varios neurotransmisores). Las áreas del cerebro donde estos neurotransmisores están situados, las funciones que realizan estas áreas del cerebro. Un área clave del cerebro es el centro de refuerzo y la dopamina el neurotransmisor más importante de esta área. Este centro despierta sentimientos de placer al obtener recompensas al comer, beber…Y esos sentimientos de placer hacen que se busque repetir el comportamiento. Esto es lo que ocurre en el consumo y lo que lo motiva, pero la adicción es otra cosa. La adicción implica ansiedad, incremento de la tolerancia a la droga y síntomas de abstinencia. La tolerancia puede desarrollarse en formas diferentes (cambios en el metabolismo o en las neuronas). Si el cuerpo está constantemente recibiendo drogas, puede inhibir la emisión de neurotransmisores y reducir el número de nervios receptores, siendo necesario tomar más drogas para obtener el efecto original. Si se deja de tomar la droga, las neuronas no vuelven rápidamente a la normalidad y el cuerpo necesita adaptarse a la ausencia de drogas, precipitándose el síndrome de abstinencia.

 

Existen casos en los que se produce enfermedad mental a la vez que un consumo de sustancias, lo cual presenta en la persona características diferentes a quien solo tiene enfermedad mental, solo consume sustancias, o tiene una enfermedad mental como consecuencia del consumo pero ya no consume.

 

En los casos de patología dual es necesaria una intervención que tome de forma global el problema, sin hacer intervenciones separadas para la adicción y la enfermedad mental. Las personas con patología dual presentan además niveles más bajos en todos los dominios de calidad de vida tanto relacionada con la salud como no relacionada con la salud y presentan menor adherencia terapéutica. Son casos especialmente duros de tratar por familiares y entorno, por lo que la necesidad de apoyo profesional es fundamental.

 

Por esto, es necesario intervenir para prevenir el consumo de drogas, romper el círculo del consumo y abuso de sustancias, así como apoyar a la persona en su proceso de abstinencia y para ello se ofrece este consultorio On-Line gratuito.

 

Si necesitas más información sobre los diferentes tipos de drogas, consulta el apartado en la página principal: población general.

 


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar y mejorar tu experiencia de navegación. Por favor, lea nuestra Política de Cookies si desea saber más. ACEPTAR Más info